¿Qué productos puedo vender en mi estanco?

En 2014  se realizó una modificación del Real Decreto 1199/1999 de 10 de septiembre en el que se estableció que en los estancos “será libre la comercialización de otros productos o la prestación de servicios, sin más requisito que la presentación de una declaración responsable ante el Comisionado para el Mercado de Tabacos”. Gracias a este cambio legislativo, las expendedurías de tabaco han conseguido reinventarse y conseguir nuevas formas de ingresos.

Por fin el estanco ya no vive sólo de la venta de tabaco. Sí que es verdad que “el estanco siempre ha vendido algo más que tabaco, como sellos, certificados médicos o recargas de abonos de autobús o de tarjetas de teléfono”, afirma Mario Espejo, presidente de la Unión de Estanqueros. Pero también es cierto que “la llegada de nuevos productos se ha intensificado en los últimos tiempos para hacer frente a la bajada en la venta de productos de tabaco”, reconoce el directivo. Pero, gracias a esta modificación…

¿Puedo vender todo tipo de productos? ¿O solo  algunos determinados? Hoy Lotta te resuelve estas cuestiones.

Primero, debes tener claro que puedes vender todo tipo de productos siempre  y cuando estos no afecten a la conservación y comercialización del tabaco o, a la seguridad de los usuarios. 

 

Productos  que NO se pueden comercializar en un estanco. 

  • Alimentos no envasados, como alimentos frescos, pan, bollería, etc.
  • Productos que desprendan olor como por ejemplo perfumes, aguas de colonia, desodorantes, jabones, cosmética, ambientadores, incienso… Lo negativo de  esta venta es que desprenden olor, y, en el caso de los artículos de perfumería, porque se requiere que sean probados.
  • Productos de pirotecnia.
  • Venta de calzado o prenda de ropa, siempre que requiera la prueba de los artículos, ya que la venta de estos puede requerir una mayor dedicación del expendedor, dificultando así la comercialización del tabaco.
  • Juguetes y dulces que tengan forma de productos del tabaco resultando atractivos  a los menores.
  • Mobiliario o electrodomésticos.
  • Servicios de recogidas de prendas o calzado ya que que desprenden olor.
  • Artículos que se comercialicen o almacenen en otros locales o dependencias fuera de las expendedurías.

 

Productos  que se pueden comercializar en un estanco.

  • Alimentos envasados.
  • Frigoríficos con refrescos.
  • Vino.
  • Estanterías con bolsos o adornos para el hogar.
  • Expositores con pendientes, anillos, relojes, pulseras y complementos de moda.
  • Accesorios de móvil.
  • Librería y papelería.

Estos solo son algunos ejemplos pero, como ya dijimos, puedes vender cualquier producto que no se salte la ley. ¡Deja libre la imaginación!

“Hay que tratar de convertir el estanco en un comercio moderno” así que, desde Lotta, te animamos a que salgas de la zona de confort probando con la venta de alguno de estos productos diferenciandote así de la competencia, pero recuerda siempre que, el motor de  tu negocio sigue siendo el tabaco.

¿En qué invierto el dinero de vender mi estanco?

La venta de tu estanco te empuja a reorganizar tu vida y con ella ese dinero. Pero… Si actualmente tuvieses, digamos… 270.000€ ¿Sabrías en que invertirlo?

¿Por qué no, por ejemplo, invertir ese dinero para conseguir más dinero? Como dice Robert T. Kiyosaki “no trabajes para conseguir dinero, sino pon el dinero a trabajar para ti”. En Lotta nos parece la mejor opción y es que, el ahorro y la inversión van unidos de la mano.

Antes de lanzarte a la piscina es mejor que te informes y asegures de cómo funciona el mercado, sus características, qué riesgos corres, etc. Asimismo, debes tener claro que con las inversiones, usualmente, no se recupera el dinero de forma rápida, es un proceso paulatino y también que ¡nunca debes invertir todo el dinero de la venta de tu estanco!

Invertir en inmuebles

Consiste en la compra de un inmueble, por ejemplo una casa, un local comercial o  un terreno, para, a posteriori, venderlo por un precio más elevado o alquilarlo. Esta inversión tiene un bajo riesgo y además obtienes ingresos regulares en el caso de su alquiler.

Invertir en bolsa de valores

Invertir en bolsa estriba en destinar parte del dinero de la venta de tu estanco a la compra-venta de acciones de empresas. Cuando la empresa lanza nuevas acciones o las vende por primera vez se hace una oferta pública. Después, estas se negocian entre particulares. Esta inversión tiene una alta rentabilidad a medio o largo plazo.

Invertir en depósitos a plazo fijo

Esta es la mejor opción y la más usada para invertir ya que es sencilla y de bajo riesgo. Para ello lo que debes hacer es entregar la cantidad de dinero que hayas sacado de la venta del estanco durante un tiempo X a una entidad financiera. Cumplido el tiempo, la entidad te devolverá el dinero junto con los intereses pactados.

Conviértete en Business Angel

“Proveer capital a un start-up o empresa emergente, usualmente a cambio de una participación accionaria.” Normalmente se trata de una inversión a largo plazo y de alto riesgo, ya que es imposible predecir con exactitud hasta donde llegará la nueva empresa pero con unos beneficios potenciales muy altos.

Crowdfunding

Se basa en una financiación colectiva, se realiza mediante plataformas online y posee una rentabilidad media. El crowdfunding sigue 4 pasos. Primero, el emprendedor envía el proyecto a la plataforma, después se publica por un tiempo determinado. Se promociona  hasta conseguir financiación.  Por último, cuando termina el plazo, se cierra el proyecto y se comprueba la financiación conseguida.

Y después… ¿Tú que harías con el producto de tu inversión?

 

Puntos de venta con recargo ¿Qué son y por qué te interesan?

Hemos dicho en varias ocasiones que comprar un estanco es una inversión inteligente y hay varias razones por las que creemos en esto firmemente y, una de ellas, es el segundo canal de venta, los puntos de venta con recargo o PVR.

¿Qué es un punto de venta con recargo?

Se trata de una autorización administrativa que concede el Comisionado para el Mercado de Tabacos y da derecho al estanquero a vender tabaco, con un recargo fijo sobre los precios de venta en estanco, en máquinas expendedoras emplazadas en negocios licitados.

La venta con recargo sólo se puede hacer a través de máquinas expendedoras y, éstas, deben estar emplazadas en el interior del local y permitir la vigilancia constante de los trabajadores del establecimiento. Además sólo se podrá almacenar el tabaco dentro de ellas. Como excepción, se permite la venta manual de puros y puritos en bares y restaurantes autorizados.

Requisitos y obligaciones

  • La autorización debe estar visible en un lateral de la máquina.
  • Colocar un cartel con información sobre los peligros del tabaco en el frontal, de forma claramente visible, en castellano y en las lenguas oficiales de cada comunidad autónoma.
  • Deben de estar dotadas de un mecanismo que impida el acceso a menores de 18 años.
  • Sólo se puede almacenar tabaco en su interior.
  • En caso de algún cambio de la condición de la máquina (emplazamiento del local, cambio de la máquina, cambio de la modalidad de gestión…), se debe solicitar al Comisionariado el cambio de la autorización.
  • El autorizado debe disponer de las llaves, salvo en el caso de la gestión delegada.
  • Pagar a la expendeduría asignada las labores adquiridas a precio de tarifa.
  • Conservar las facturas o vendís por un periodo mínimo de 1 año, en caso de gestión directa.

Formas de gestión

Esiten dos tipos de gestión del punto de venta con recargo según quién ejerza la gestión, de hecho, de la máquina.

  1. Gestión directa: La gestión y explotación de la máquina es responsabilidad íntegra del autorizado pero el transporte del tabaco puede estar realizada por los expendedores, familiares o empleados vinculados al estanco o mandatarios.
  2. Gestión delegada: El autorizado cede la gestión al estanquero asignado por la correspondiente autorización. El transporte, recarga de labores y la recogida, transporte, conteo y administración de la recaudación serán efectuados de manera no remunerada por el expendedor o por familiares y dependientes autorizados expresamente.

¿Qué establecimientos pueden instalar puntos de venta con recargo?

  • Quioscos de prensa situados en la vía pública.
  • Tiendas de venta de prensa con acceso a la vía pública.
  • Tiendas de conveniencia. Es decir, tiendas de menos de 500m2, abiertas, al menos, 18h al día y cuya oferta se reparta de manera similar entre libros, periódicos y revistas, artículos de alimentación, discos, vídeos, juguetes, regalos y artículos varios.
  • Bares y restaurantes cerrados.
  • Hoteles, hostales y establecimientos semejantes.
  • Salas de fiesta.
  • Establecimientos de juego.

No obstante, existen restricciones y estos establecimientos no podrán instalar un punto de venta con recargo cuando estén emplazados en:

  • Centros y dependencias de las Administraciones públicas o entidades de derecho público.
  • Centros sanitarios o de servicios sociales, docentes, culturales.
  • Centros e instalaciones deportivas.

La explotación del segundo canal de venta supone otra cartera de clientes para el estanquero y proporciona ingresos constantes a lo largo del tiempo. Estos ingresos, sumados a los de venta directa generados por el estanco, convierten a los estancos en un negocio rentable y seguro. ¿Estás pensando en comprar un estanco? En Lotta disponemos de una amplia cartera de negocios en venta. Puedes echar un vistazo al listado de negocios en nuestra web o ponerte en contacto con nosotros a través de este formulario o llamando al 881 091 234. Cuéntanos que quieres y nosotros te lo proporcionamos.

¿Cómo montar un estanco?

Los estancos son buenas oportunidades de inversión para quien busca un negocio solvente y con una rentabilidad y estabilidad alta. Por eso, si estás pensando en montar un estanco, debes de tener en cuenta las siguientes cuestiones.

Para montar un estanco, debes conseguir una licencia para la expendeduría de tabacos y exiten dos maneras de hacerlo: por subasta pública o por compra de una licencia ya adjudicada.

Subasta pública de licencias de Estancos

El comercio de tabaco en España es monopolio del Estado y, por tanto, las licencias dependen de él. Las expendedurías se conceden por subasta pública, que será publicada en el Boletín Oficial del Estado (BOE) cuando sea convocada por la Subsecretaría del Ministerio de Economía y Hacienda, a propuesta del Comisionado para el Mercado de Tabacos.

Requisitos del solicitante

  • Ser una persona física (no empresa ni sociedad) ciudadano de la Unión Europea.
  • Residir o comprometerse a residir en la localidad donde se subasta la licencia o en una localidad cercana.
  • Comprometerse a gestionar el estanco por sí mismo aunque pueda contratar empleados.
  • No ser titular de otro estanco ni tener vinculación laboral o profesional con importadores, fabricantes o mayoristas de tabaco.
  • No ser titular de un punto de venta por recargo (PVR).
  • Disponer de un local, ya sea en propiedad, alquiler o incluso reservado, donde se pueda desarrollar la actividad.
  • No haberse declarado en quiebra ni en suspensión de pagos.
  • No ser deudor de la Administración Pública.
  • No haber sido condenado, hallarse procesado o sancionado por contrabando.

Una vez que cumplas los requisitos, deberás presentar tu solicitud en los plazos señalados en la convocatoria del BOE y abonar el importe de la tasa correspondiente según el municipio convocado, que variará entre los 100€ y los 220€.

Factores que influyen en la concesión de la licencia

  • Oferta económicamente más ventajosa.
  • Distancia respecto a otros estancos, un mínimo de 150 m.
  • Distancia respecto a centros docentes.
  • Interés comercial del local propuesto.
  • Características del local como superficie, fachada, etc

Si, por fin, consigues la concesión, tu licencia durará 25 años y tendrás que abonar un canon anual por explotar el estanco que se compone de una cuota fija según los criterios e población (de 120€ a 240€) y de una cuota variable función el volumen de negocio, desde los  0€ (por facturaciones menores a 12.000€ al año), hasta 9.000€ (por facturaciones superiores 450.000€ anuales).

Compra de licencia ya adjudicada

Las subastas de concesiones no son muy habituales así que la compra de una licencia ya adjudicada puede ahorrarte tiempo.

En este contexto, los requisitos para poner la licencia a tu nombre son los mismos que para acceder a una licencia mediante subasta pública. En cuanto a la compra, existen dos opciones:

  • Traspaso del negocio completo: puede suponer una inversión importante, incluso mayor que montar un estanco desde cero, dependiendo de las características de emplazamiento y del propio negocio pero tiene la ventaja de ser un negocio ya en funcionamiento con una posible estabilidad.
  • Traspaso de la licencia: Es posible comprar solamente la licencia de expendeduría de tabacos pero debes tener en cuenta que la licencia no puede moverse geográficamente y el local debe ubicarse en el mismo municipio donde fue concedida la licencia.

A la hora de comprar una licencia o un estanco ya en funcionamiento, deberás tener en cuenta varios factores como el tiempo de concesión, rendimiento neto del estanco, inventario disponible en el momento de la transacción, titularidad de las máquinas, etc.

En Lotta, somos especialistas en la compraventa de estancos. Si estás interesado en comprar un estanco o vender un estanco, ponte en contacto con nosotros y te indicaremos todos los pasos a seguir. Tenemos un amplio conocimiento del mercado que nos permite conseguir los mejores precios.