¿Qué productos puedo vender en mi estanco?

En 2014  se realizó una modificación del Real Decreto 1199/1999 de 10 de septiembre en el que se estableció que en los estancos “será libre la comercialización de otros productos o la prestación de servicios, sin más requisito que la presentación de una declaración responsable ante el Comisionado para el Mercado de Tabacos”. Gracias a este cambio legislativo, las expendedurías de tabaco han conseguido reinventarse y conseguir nuevas formas de ingresos.

Por fin el estanco ya no vive sólo de la venta de tabaco. Sí que es verdad que “el estanco siempre ha vendido algo más que tabaco, como sellos, certificados médicos o recargas de abonos de autobús o de tarjetas de teléfono”, afirma Mario Espejo, presidente de la Unión de Estanqueros. Pero también es cierto que “la llegada de nuevos productos se ha intensificado en los últimos tiempos para hacer frente a la bajada en la venta de productos de tabaco”, reconoce el directivo. Pero, gracias a esta modificación…

¿Puedo vender todo tipo de productos? ¿O solo  algunos determinados? Hoy Lotta te resuelve estas cuestiones.

Primero, debes tener claro que puedes vender todo tipo de productos siempre  y cuando estos no afecten a la conservación y comercialización del tabaco o, a la seguridad de los usuarios. 

 

Productos  que NO se pueden comercializar en un estanco. 

  • Alimentos no envasados, como alimentos frescos, pan, bollería, etc.
  • Productos que desprendan olor como por ejemplo perfumes, aguas de colonia, desodorantes, jabones, cosmética, ambientadores, incienso… Lo negativo de  esta venta es que desprenden olor, y, en el caso de los artículos de perfumería, porque se requiere que sean probados.
  • Productos de pirotecnia.
  • Venta de calzado o prenda de ropa, siempre que requiera la prueba de los artículos, ya que la venta de estos puede requerir una mayor dedicación del expendedor, dificultando así la comercialización del tabaco.
  • Juguetes y dulces que tengan forma de productos del tabaco resultando atractivos  a los menores.
  • Mobiliario o electrodomésticos.
  • Servicios de recogidas de prendas o calzado ya que que desprenden olor.
  • Artículos que se comercialicen o almacenen en otros locales o dependencias fuera de las expendedurías.

 

Productos  que se pueden comercializar en un estanco.

  • Alimentos envasados.
  • Frigoríficos con refrescos.
  • Vino.
  • Estanterías con bolsos o adornos para el hogar.
  • Expositores con pendientes, anillos, relojes, pulseras y complementos de moda.
  • Accesorios de móvil.
  • Librería y papelería.

Estos solo son algunos ejemplos pero, como ya dijimos, puedes vender cualquier producto que no se salte la ley. ¡Deja libre la imaginación!

“Hay que tratar de convertir el estanco en un comercio moderno” así que, desde Lotta, te animamos a que salgas de la zona de confort probando con la venta de alguno de estos productos diferenciandote así de la competencia, pero recuerda siempre que, el motor de  tu negocio sigue siendo el tabaco.

Deja un comentario

*

*