Puntos de venta con recargo ¿Qué son y por qué te interesan?

PVR

Hemos dicho en varias ocasiones que comprar un estanco es una inversión inteligente y hay varias razones por las que creemos en esto firmemente y, una de ellas, es el segundo canal de venta, los puntos de venta con recargo o PVR.

¿Qué es un punto de venta con recargo?

Se trata de una autorización administrativa que concede el Comisionado para el Mercado de Tabacos y da derecho al estanquero a vender tabaco, con un recargo fijo sobre los precios de venta en estanco, en máquinas expendedoras emplazadas en negocios licitados.

La venta con recargo sólo se puede hacer a través de máquinas expendedoras y, éstas, deben estar emplazadas en el interior del local y permitir la vigilancia constante de los trabajadores del establecimiento. Además sólo se podrá almacenar el tabaco dentro de ellas. Como excepción, se permite la venta manual de puros y puritos en bares y restaurantes autorizados.

Requisitos y obligaciones

  • La autorización debe estar visible en un lateral de la máquina.
  • Colocar un cartel con información sobre los peligros del tabaco en el frontal, de forma claramente visible, en castellano y en las lenguas oficiales de cada comunidad autónoma.
  • Deben de estar dotadas de un mecanismo que impida el acceso a menores de 18 años.
  • Sólo se puede almacenar tabaco en su interior.
  • En caso de algún cambio de la condición de la máquina (emplazamiento del local, cambio de la máquina, cambio de la modalidad de gestión…), se debe solicitar al Comisionariado el cambio de la autorización.
  • El autorizado debe disponer de las llaves, salvo en el caso de la gestión delegada.
  • Pagar a la expendeduría asignada las labores adquiridas a precio de tarifa.
  • Conservar las facturas o vendís por un periodo mínimo de 1 año, en caso de gestión directa.

Formas de gestión

Esiten dos tipos de gestión del punto de venta con recargo según quién ejerza la gestión, de hecho, de la máquina.

  1. Gestión directa: La gestión y explotación de la máquina es responsabilidad íntegra del autorizado pero el transporte del tabaco puede estar realizada por los expendedores, familiares o empleados vinculados al estanco o mandatarios.
  2. Gestión delegada: El autorizado cede la gestión al estanquero asignado por la correspondiente autorización. El transporte, recarga de labores y la recogida, transporte, conteo y administración de la recaudación serán efectuados de manera no remunerada por el expendedor o por familiares y dependientes autorizados expresamente.

¿Qué establecimientos pueden instalar puntos de venta con recargo?

  • Quioscos de prensa situados en la vía pública.
  • Tiendas de venta de prensa con acceso a la vía pública.
  • Tiendas de conveniencia. Es decir, tiendas de menos de 500m2, abiertas, al menos, 18h al día y cuya oferta se reparta de manera similar entre libros, periódicos y revistas, artículos de alimentación, discos, vídeos, juguetes, regalos y artículos varios.
  • Bares y restaurantes cerrados.
  • Hoteles, hostales y establecimientos semejantes.
  • Salas de fiesta.
  • Establecimientos de juego.

No obstante, existen restricciones y estos establecimientos no podrán instalar un punto de venta con recargo cuando estén emplazados en:

  • Centros y dependencias de las Administraciones públicas o entidades de derecho público.
  • Centros sanitarios o de servicios sociales, docentes, culturales.
  • Centros e instalaciones deportivas.

La explotación del segundo canal de venta supone otra cartera de clientes para el estanquero y proporciona ingresos constantes a lo largo del tiempo. Estos ingresos, sumados a los de venta directa generados por el estanco, convierten a los estancos en un negocio rentable y seguro. ¿Estás pensando en comprar un estanco? En Lotta disponemos de una amplia cartera de negocios en venta. Puedes echar un vistazo al listado de negocios en nuestra web o ponerte en contacto con nosotros a través de este formulario o llamando al 881 091 234. Cuéntanos que quieres y nosotros te lo proporcionamos.

Deja un comentario

*

*